Video Juegos

El explosivo interés por estudiar carreras de videojuegos en Chile: en seis años se han cuadruplicado matriculados

Solo en la U. de Talca, donde se imparte la ingeniería, la mitad de los postulantes este año no logró matricularse y en la carrera Diseño de Juegos Digitales de la Universidad Andrés Bello se anotaron 63 alumnos, lejos de los 14 que partieron en 2013.

Con un presupuesto superior al millón de dólares y una producción de cuatro años, Omen of Sorrow es el videojuego más ambicioso realizado en Chile. Debutó el 6 de noviembre en PlayStation, un sitial que pocos títulos alcanzan en el país.

Su desarrollo es el punto más alto de de esta industria en el país, que vive un irrefrenable interés, que se ve reflejado en el aumento de alumnos en las respectivas carreras del área. Por ejemplo, en Diseño de Juegos Digitales de la Universidad Andrés Bello, en 2013 se anotaron 14 alumnos, y para 2019 registran 63. Mientras que en la carrera de Ingeniería en Desarrollo de Videojuegos y Realidad Virtual de la Universidad de Talca, ya disponen de 54 cupos para 2019 (postularon más de 90 personas). Hace tres años, cuando partió la carrera, eran menos de 40 plazas.

Esta carrera, anunciada el segundo semestre de 2015, fue un hito a nivel nacional, e incluso, regional. Por primera vez una universidad en Chile impartía la carrera de ingeniería asociada a videojuegos. Solamente Brasil ya lo hacía en Latinoamérica. La U. de Talca se contactó con empresas del rubro e investigó nuevas tendencias, Alejandro Woywood, quien en 2005 creó la primera empresa de juegos de video de Chile y la VGC (Video Game Chile, gremio que reúne a estas empresas) en 2010, formó parte del equipo inicial. El objetivo de la iniciativa era que los profesionales, en cuatro años y medios, sean capaces de crear videojuegos desde el primer día, una vez egresados.

Pablo Rojas, director de la Escuela de Ingeniería en Desarrollo de Videojuegos y Realidad Virtual de la Universidad de Talca, confirma que ha ido aumentado el interés desde que abrió la carrera. “Al segundo año de ejecución ya habíamos aumentado el cupo, adicionalmente hemos llenado vacantes de ingreso especial, ya sean nacionales o extranjeros”.

Pablo Ortúzar, coordinador de la carrera Diseño de Juegos Digitales de la Universidad Andrés Bello, señala que en 2013 poco se conocía de esta área en Chile, pero hoy ha cambiado, existe mayor interés de los jóvenes, incluso de extranjeros como Perú. “Hemos puesto todas nuestras energías como universidad en contar con académicos de calidad que van a la vanguardia en esta área y con quienes hemos logrado entregar una formación acorde a las nuevas necesidades del rubro y romper barreras en cuanto a lo que debe ser una carrera tradicional. Ya tenemos tres generaciones de egresados, algunos con emprendimientos propios y otros ya insertos en la industria local”.

CLASES DE LA CARRERA DE INGENIERÍA DE VIDEOJUEGOS EN LA U. DE TALCA.

Este año la postulación efectiva fue de ,.8, “eso quiere decir que por cada cupo hubo 1,8 interesados. Si bien al final del proceso la carrera cerró en 54 matriculados, sin incluir a los ingresos especiales extranjeros, las postulaciones fueron más de 90“, señala Rojas.

Otras universidades que imparten o han dictado carreras vinculadas a videojuegos son la desaparecida Universidad del Pacífico, UNIACC y la Universidad SEK.

El objetivo al igual que en la U. de Talca, es formar autores, creadores de videojuegos y mecánicas originales. “Los tres pilares que sostienen la carrera son: conceptualización de mecánicas de juego originales, representación visual bidimensional o tridimensional de estas propuestas, y la capacidad de desarrollar prototipos y juegos terminados para ser presentados como desarrollos internos en una empresa, emprendimientos propios o fondos públicos y privados”, añade Ortúzar.

Rojas establece que es una tendencia a nivel nacional, “más gente está interesada en estudiar videojuegos, incluso los padres están motivando a sus hijos para que estudien esta carrera. Señalo esto porque varios de los padres de nuestros nuevos estudiantes para el proceso de matrícula me lo señalaron”.

 

Las carreras buscan que los alumnos monten sus propios emprendimientos o se inserten en la industria nacional de videojuegos y en agencias digitales. “En general, el perfil de egreso y los proyectos de título que se presentan después de los cuatro años de carrera, hacen factible que el alumno siga la vía del emprendimiento propio”, añade Ortúzar.

También, “la carrera ofrece la posibilidad de insertarse en la creciente industria nacional del desarrollo de videojuego o en agencias digitales que trabajan con desarrollos de aplicaciones lúdicas o instalaciones interactivas. Algunos de nuestros alumnos han optado por especializarse en el diseño 3D y se han integrado a agencias o productoras que producen contenido para Chile y el extranjero”, dice el profesional de la Andrés Bello.

Pese al auge de la industria nacional, aún Chile vive una etapa temprana en comparación con la industria global, “sin embargo, vamos avanzando cada año. Existen un par de estudios que han desarrollado juegos para plataformas como la Playstation 4, muchos más que lo han hecho para PC, a través de Steam, y una gran cantidad que lo ha hecho a través de la Playstore de Google o Appstore de Apple”, señala Ortúzar.

En Latinoamérica, el país que más destaca es Argentina, con un gran número de desarrolladores, escuelas que imparten carreras afines y circuito de charlas y eventos profesionales. “En general, en Chile el desarrollador actual viene de diferentes áreas de estudio y ha forjado a pulso su empresa o entrada a un estudio. El proceso que debe venir a continuación es formar a profesionales preparados para esta industria en crecimiento y profesionalizar los procesos de producción y creación de juegos”, adiciona el docente de la UNAB.

Vía: Qué Pasa. LT